Encuentranos en:
 Camaná 21 Agosto 2014 "Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático" 27 online y 136540565 totales Publicidad y denuncias: alexhilario@drakoman.com | 054 958177777

LOS PASEOS AL CHIFLON

Enviada por : Percy Gallegos Melgar en mitos_leyendas

Desde el mes de noviembre o diciembre que se cosechaba el maíz se preparaban los mejores caballos y las más hermosas yeguas siendo alimentados con este producto para que luciera fornidos y esbeltos y de brillante pelaje, todo este preparativo para el domingo de tentación o domingo de amargura.

(Un domingo después de los carnavales). A los animales  se les trataba muy bien, se les conducía al medio de la sequía y bañaba con ternura esparciéndoles el agua fresca con un plato metálico o lavador especialmente designado para este fin, desde el pescuezo  hasta el anca, que con naturalidad le salía  el brillo necesario, la rin que caía como el cabello de una doncella haciendo juego con la cola al caminar.
Esto se hacia aproximadamente hasta la década del 50, se hacia como los hacen en la actualidad  los magnates, lavando  y sacándole  brillo a sus lujosos autos para lucirlos  en alguna fiesta, encuentro o simplemente exhibirlos.
Los caballos eran adornados con hermosas mantas marrones para los varones y el charol negro con enchapes de plata y adornos de oro para las damas; que la mayoría  sabia cabalgar a la carrera.
Con estos hermosos animales iban al chiflón.
Chiflón, era el nombre que se le daba al encuentro entre las aguas del rio y la mar, lugar donde los camarones frenaban sus andares sintiendo el sabor salado  de las aguas que les esperaba, trataban de retornar frente a esta amenaza, encontrándose con el impedimento de las corrientes que los habían traído hasta esos lugares,  pues en esa lucha por retornar los crustáceos se aglomeraban  convirtiéndose en presa fácil para los pescadores que llenando sus atarrayas con facilidad, se aprestaban a la venta súbita de los camarones a los visitantes deseosos de probar este exótico alimento.
Todo estaba previsto ; los lugares donde se vendían los camarones estaban protegidos con un techo de matara, impidiendo el paso de los rayos solares en el caluros verano, las mesas acompañadas  de las confortables bancas hechas con palos de callacas.


Se vendían  los camarones ya sancochados, los comensales los pedían por latas (18 litros) , que se echaban sobre la mesa, rodeados con enormes papas en igual numero de personas  que estaban sentadas alrededor de la mesa, además de cuatro platos de ají molido uno en cada lado de la mesa; como yapa se daba una sandia de mas o menos 65cm de largo, toda esta “Capisca” (como se conocía) tenia el costo de 50 centavos de sol. Pero como eran varias personas  que hacían el pedido, echados sobre la mesa tomaban sentadas frente a ellos, también consumiendo los exquisitos camarones lo acompañaban del delicioso y generoso vino traído de Caraveli o Siguas, para asentar los camarones y dar cumplimiento al dicho antiguo “El pescado, los camarones y el cochino viven en el agua y se ahogan con el vino”


Para estas fiestas de la Amargura o domingo de la tentación se preparaba al costado de las enramadas de los lugares donde se vendían los camarones , terraplenes , pisos aplanados  donde se ubicaban dos expertos guitarristas, que interpretaban valses  marineras  que los asistentes bailaban con elegancia, hasta que el sol se escondiera en el horizonte, obligándoles a retirarse. Como siempre no faltaba algún señor estimulado por la euforia de la jarana, que les ofrecía el caldo de gallina en su casa donde se trasladan todos, partiendo en sus elegantes animales.
En casa continuaban la fiesta, bailando al ritmo de los sones que interpretaban los guitarristas.
A las doce de la noche recién se servia el caldo  de gallina prometido, luego empezaba la retirada de los visitantes a sus respectivas moradas, con tristeza después de haber pasado un día maravilloso y que solo quedan gratísimos recuerdos de un pasado hermoso, que muchos jóvenes ignoran estas costumbre de nuestra santa tierra que se repetían de año en año, pues lo recuerdo con nostalgia.
Recopilado por Nancy Gil Quinn, narrado por luis Yañes 1994
Libro Tucapel por Clinio Maldonado Mercado
Digitalizado a Internet por Portal Turístico de Camaná
www.decamana.com

Se envio el 30 Agosto 2008 y tiene 6534 Visitas
Volver Atrás

DEJE SU COMENTARIO U OPINION

INFORMACION DE CAMANÁ

Portal Turistico de Camana 2006-2014 - Desarrollado por Alex Hilario Tlf. 95 8177777 - 054 518188 - Arequipa - Peru - Camana
E-mail:(Soporte) alexhilario@drakoman.com - E-mail: (Prensa) webmaster@decamana.com